jueves, 24 de febrero de 2011

Capítulo 4


Hacía ya, 2 semanas desde aquel día. No había sabido nada de él, desde nuestro pequeño tropiezo. Cada día que pasaba perdía más la esperanza. Aunque una cosa estaba clara, no me iba a rendir tan fácilmente.
-          ¡Isabel!  ¿me estás escuchando?
Se trataba de mi profesor de filosofía y tutor Ramón. Es una persona un tanto peculiar, tendrá alrededor de 38 años, está bastante delgado, tiene el pelo corto, rizado y es rubio. Suele llevar una barba de 3 días.
Todos sus alumnos pensamos que se le ha ido un poco la pinza, aunque, claro, tanta filosofía no le hace bien a nadie. De hecho, estoy segura de que si yo hubiera estudiado su carrera, ahora mismo estaría en el Psiquiátrico.
Hoy me estaba echando la bronca, como todos los días desde hace una semana.
-          ¡Isabel, llevas una semana en las nubes! Todos los profesores me han dicho que no los escuchas, que ni siquiera los miras y muchísimo menos haces los deberes. Sabes perfectamente que en primero de bachillerato hay que estar muy atento, porque si no acabarás suspendiendo y repitiendo. Y todo porque has querido. Si vemos que no mejoras, acabaremos avisando a tu madre.
No debía de haber entendido bien ¿cómo, que avisarían a mi madre?, justo cuando quedan dos días para la fiesta sorpresa de Blanca. Tenía que hacer algo para que eso no ocurriera.
                    I-         Profe, por favor no diga nada a mi madre, es que ahora no está para  
                               disgustos, murió mi bisabuela hace 1 semana ¿sabe?, y ninguno de la familia
                                está muy bien. Pero, le prometo que me esforzaré mucho a partir de ahora.
                   R-         Vaya,  lo siento mucho, llamaré a su madre para darle el pésame.
                   I-         ¡No, eso no!
                  R-         Pero ¿por qué? ¿Acaso, me oculta algo?
                  I-          Por supuesto que no. Pero es que a mi madre le está costando superarlo y lo
                              que menos necesita ahora, es  que se lo recuerden. Así que, si me pudiera 
                               hacer el favor de no molestarla, se lo agradecería mucho.
                  R-         De acuerdo, pero una queja más de cualquier profesor y, sintiéndolo mucho,
                              llamaré a sus padres  ¿Queda claro?
                  I-           Sí, muy claro.
Por suerte, la bronca de hoy ya había acabado y me fui a donde estaban las chicas.
                  I-                Han estado a puntito de pillarme.
                  A-              ¿Qué le has contado esta vez?
                  I-               Nada, que mi bisabuela ha muerto hace una semana.
                  P-              Y pensar que haces todo esto por pensar en un chico que no conoces.
                                  Isa deberías olvidarlo, es que no tienes ni siquiera una foto de él.
                   I-           ¡Eso es! ¡una foto!
                  B-           ¿Una foto?
                  I-              Ángela a ti lo de dibujar se te da bien ¿verdad?
                  A-            Sí, claro ¿por qué?
                  I-            ¡Pues porque quien dice una foto dice un retrato robot!
                  P-          ¿Qué estás maquinando?
                  I-           Muy sencillo,  yo le describiré a Ángela cómo era el chico y ella hará un   
                               retrato robot. Luego se lo enseñamos en todo los cursos, y listo. ¡Lo         
                               encontraré!
                 A-          Por supuesto como soy toda una pintora. Seguro que lo reconocen.
Todas nos empezamos a reír. La verdad es que cuando Ángela quería, era muy graciosa.
Ángela empezó a ponerse manos a la obra. Yo se lo describí en el recreo, y ella se pasó las otras cuatro horas de clase dibujándolo y rematándolo. Al final del día me entrego el dibujo:




         A-                  ¿Bueno te gusta?  ¿Se parecen un poquito aunque sea?
         I-                    Ángela solo te diré 2 palabras: ¡Es perfecto!
Todo marchaba según lo planeado, al día siguiente sin falta empezaría a buscarlo.

10 comentarios:

  1. jajaj
    vale =)
    cada uno se imagina como es =)

    ResponderEliminar
  2. el dibujo lo has hecho tu? jeje

    ResponderEliminar
  3. sii ajja
    ya se ke no esta muy bien.. pero no he podido mejorarle XD

    ResponderEliminar
  4. este capitulo esta muy bien cuando sale el 5 ke ya kiero leermelo

    ResponderEliminar
  5. dioos asi me imaginaba yo a edward cullen jaja me esta gustando mucho la historia,seguire leyendo mas capitulos :D

    ResponderEliminar